CERRAR

Información importante sobre Cookies

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Misión, Visión y Valores

MISIÓN

Fundación Izan, Fundación Diocesana constituida en el año 1984 como una entidad privada sin ánimo de lucro para impulsar la creación, desarrollo y perfeccionamiento de toda clase de actividades y servicios en el campo del tratamiento de las drogodependencias. Por ello promueve la apertura del Programa Proyecto Hombre para la atención integral de drogodependientes y sus familias.

En el año 1997 amplía su ámbito de actuación creando el programa Norbera que aborda las diferentes problemáticas propias del adolescente en situación de riesgo o desprotección, y de sus familias.

Se atiende a cualquier persona que solicite sus servicios, sin distinción por sexo, raza, creencia, situación de salud mental y física, del grado de exclusión social y de la problemática judicial en que se encuentre.

VISIÓN

Tras el análisis realizado respecto a la situación interna y del entorno,nuestra Visión de la Organización en un horizonte temporal de dos años (2015-16) nos situa en un escenario de:

                                                 RESPUESTA

-A las exigencias cada vez mayores de aquellas instituciones que nos financian.

-A la necesidad de ubicar definitivamente la fase de Reinserción del Itinerario Tradicional.

                                             CONSOLIDACION

-Manteniendo los resultados terapéutico- educativos de los Programas.

-Manteniendo los altos niveles de satisfacción de las personas usuarias y sus familias.

-Manteniendo el equilibrio económico y sostenibilidad

                                              PROYECCION

-Conseguir mayor y mejor visibilidad social como organización insertada y comprometida con el entorno.

VALORES

Solidaridad: La pertenencia a Fundación Izan implica un compromiso individual para que todas las personas del equipo se sientan apoyadas en la realización de su trabajo, siendo sensibles y ayudando a resolver las necesidades de los demás.

Trabajo en equipo: Es el fundamento básico de nuestra metodología. Formar parte de grupos de trabajo en aras a la consecución de objetivos comunes, constituye un derecho y un deber de cada una de las personas.

Autonomía Individual: El compromiso necesario de las personas para desarrollar su trabajo con iniciativa propia, tomando decisiones y asumiendo la responsabilidad de las mismas.

Optimismo: La relación terapéutica se fundamenta en el respeto y en la confianza de que la posibilidad de desarrollo existe en todas las personas.

Disponibilidad: Actitud positiva en la respuesta a las necesidades propias de la organización y específicas de la actividad laboral

Coherencia: El compromiso individual de mantener una actitud personal en línea con la Misión de la organización.

Trabajo en red: Convicción de la necesidad de coordinarnos y trabajar en colaboración con otros profesionales que estén implicados en nuestra área de intervención

Compartir: